Tarjetas revolving

¿Qué son las tarjetas revolving?

Las tarjetas revolving son instrumentos de financiación que nos permiten aplazar el pago de nuestras adquisiciones. ¿Cuál es la diferencia respecto a las tarjetas de crédito de toda la vida?

La principal diferencia radican en la manera de pagar. Con una tarjeta revolving se pueden abonar los pagos aplazados mediante cuota fija. El funcionamiento es bastante parecido al de un microcrédito, aunque la gran diferencia radica en los intereses, más elevados en este caso.

Esta es quizás la razón principal por la que si si te urge conseguir dinero y te decides por conseguirlo mediante una tarjeta revolving, debes asumir bien los inconvenientes de este producto financiero. Este tipo de financiación tienen que ser un último recurso, debido a los intereses elevados que deberás asumir. Para situaciones que revistan una menor urgencia, es mucho más aconsejable recurrir a microcréditos o préstamos P2P.

Solo hay que analizar por encima las promociones de tarjetas revolving ofertadas por las diversas entidades de crédito. Una gran parte de ellas lleva aparejados intereses elevados, de entre un 12-25 % anual. Por esta razón es vital no quedarse con la primera opción que encontremos. Aunque se necesite dinero rápido, hay que mirar bien todas las opciones a nuestro alcance.

La principal ventaja de las tarjetas revolving es que nos posibilitan comprar sin necesidad de recurrir a efectivo o sacar dinero mediante puente cash. Una vez más, reiterar que su uso debe quedar estrictamente limitado a cargos elevados o gastos necesarios muy urgentes.

Jamás su uso debe tomarse a la ligera. Podremos acceder a financiación dentro de la horquilla de los 500-5.000 euros. Incluso  algunas entidades pueden llegar a ofrecer líneas de créditos revolving de hasta 25.000 euros (seguro que más que suficiente para resolver ese apuro financiero que te quita el sueño, ¿aunque a qué precio?).

Concluyendo, antes de proceder a formalizar una tarjeta revolving deberás leerte meticulosamente todas las cláusulas que aborden los modos de aplazamiento de pagos para estar seguro de por cuánto tiempo puedes aplazar los pagos de las cuotas en caso de que (Dios no lo quiera) no pudieras hacer frente a un pago con carácter puntual.

No te olvides tampoco de los intereses de la gestión y haz todas las comparaciones pertinentes antes de lanzarse a una solución de financiación urgente de estas características. Te recomendamos mejor que optes por un préstamo directamente, haciendo clic aquí para acceder a nuestro simulador online.

NO TE PIERDAS...  El registro de ASNEF: ¿qué es?