¡Necesito un préstamo urgente!

El mal momento financiero que todavía afecta a nuestras familias significa que uno de los modos de financiación a la que más se recurre son los préstamos de dinero urgente. Esta clase de financiación destaca porque el dinero se consigue a las pocas horas o días, y los trámites se hacen o por vía telefónica o directamente por Internet. El plazo de devolución de estos préstamos varía generalmente entre 24 meses y 10 años.

Los préstamos de dinero urgente tienen como ventaja su gran rapidez de tramitación y concesión, dado que tras la recepción de la solicitud y su posterior aprobación, el cliente obtiene su dinero en su cuenta de toda la vida en menos de 24 horas.

 Ahora bien, hay que prestar atención, ya que este tipo de préstamo conlleva varios inconvenientes que deben ser debidamente tomados en cuenta, como por ejemplo unos intereses elevados o el hecho de que algunas empresas de crédito exigen avales a partir de determinadas cantidades (que, en algunos casos, pueden suponer la necesidad de aportar lo que se conoce como “aval hipotecario”).

Por regla general, los préstamos urgentes no los conceden ni los bancos tradicionales ni las cajas de ahorro de toda la vida. La documentación y las exigencias que requieren las entidades financieras para aprobar o rechazar cada solicitud individual hace que una las principales características de este producto sea la rapidez en su gestión y concesión.

Las entidades financieras son las que tienen el control de este mercado de préstamos. Entonces, ¿cuál sería el consejo ideal para todos aquellos que persigan financiarse a través de una de estas entidades de crédito? Pues principalmente, recurrir a las que puedan dar cuenta de una reputación demostrada y con una buena trayectoria en el mundo de la concesión de créditos. Es también muy recomendable repasar detalladamente las condiciones de gestión de los préstamos de capital privado. No hay que olvidar que la incapacidad para hacer frente a un pago puede implicar unas tasas de interés elevadas y generar deudas todavía peores que las iniciales.

Por este motivo, si decides solicitar uno de estos préstamos de dinero urgente, será fundamental que observes los intereses por impago y también todas las comisiones que surjan tras las demandas de impago. Al final, son muchos los millones de euros que se conceden en créditos urgentes cada año en España.

Los préstamos de dinero urgente se han convertido en una industria que mueve miles de millones anualmente. Los clientes de estos servicios disponen de numerosas opciones para beneficiarse de ello.

Hablamos de dinero rápido y al momento, a través de Internet principalmente. Muchas personas recurren a estos servicios y consiguen al instante ese dinero rápido que tanto requieren para resolver sus apuros financieros.

Los préstamos de dinero urgente tienen el gran atractivo de que no exigen el típico e insufrible papeleo a la hora de solicitarlo (se hace todo a través de la Red). En la actualidad, pueden pedirse sin grandes problemas este tipo de préstamo urgente, sin burocracia excesiva y con gran facilidad.

¿Te encuentras en el temido registro de RAI o ASNEF?

Lo cierto es que, contra lo que puede parecer en un principio, todavía podrás solicitar uno de estos créditos rápidos. Una vez completada su petición, en un plazo inferior a un día obtendrás una respuesta y en unas 48 horas como máximo tendrás la suma solicitada en la cuenta de tu banco. Ahora bien, deberás presentar al menos un recibo de algo (luz, gas, etc.), así como un balance de tu cuenta bancaria.

En resumidas cuentas, los créditos de dinero urgente destacan por brindarte la opción de obtener ese dinero que necesitas, a una tasa de interés variable en función de cada situación personal, para que puedas salir de cualquier situación financiera problemática.

NO TE PIERDAS...  ¿Qué es un mini crédito rápido?