Minicréditos

Definición de microcrédito

Los minicréditos o mini prestamos son una modalidad de préstamos personales que le da al solicitante la posibilidad de acceder a financiar una suma de dinero muy pequeña a muy corto plazo. Su principal ventaja es su rápida concesión, sin necesidad de aportar mucha documentación y sin tener que explicar los motivos de la solicitud. ¿Qué pega tienen? Su alto coste.

Características de los minicréditos

  1. Concesión de cantidades muy pequeñas (entre 1€ y 500€)
  2. Plazo muy corto, entre 1 y 30 días
  3. Generalmente,  el mismo día se sabe si ha sido concedido el préstamo o no
  4. Casi no requieren documentación, a menudo sirve con tan solo aportar una fotocopia del DNI y de una factura de telefonía
  5. A veces, se conceden incluso estando el solicitante en paro: con estar fuera de ASNEF es suficiente.
  6. El dinero se recibe en la cuenta de manera inmediata según de qué entidad financiera se trate. Como máximo, se puede demorar 48 horas, sin superar por norma general las 24 horas
minicréditos
Flickr / Images_of_Money bajo licencia CC-by-2.0

Consideraciones a tener en cuenta sobre los minicréditos

El problema de esta clase de préstamos es, principalmente su precio. No se suele hablar de intereses, sino de “honorarios”, y varían bastante de una empresa a otra. Ahora bien, debido a estas horquillas de precios pueden darse diferencias en el servicio. Por ejemplo, a veces un precio mayor incluye un servicio de atención al cliente más amplio, que incluya por ejemplo efectivos y/o que garantice la disponibilidad del efectivo en un plazo máximo de 24 horas.

Cabe destacar que, paradójicamente, el riesgo de los minicréditos está directamente vinculado con su principal atractivo. Al ser tan sencillo acceder a uno, es factible que personas con riesgo alto de impago lo terminen contratando, lo cual puede iniciar una espiral de problemas. Por esta razón, recomiendo encarecidamente un uso muy reponsable de estos préstamos, pidiéndolos solo si se sabe que se van a poder afrontar los pagos con las conidiciones contratadas. De otro modo, nos ponemos en riesgo de engordar nuestra deuda inicial, así como de acabar en la maldita lista ASNEF o RAI.

 ¿En qué momento debería pedir un microcrédito?

Este tipo de préstamos, lógicamente, no son para andar solicitándolos todos los meses. Debido a su coste, hay que destinarlos solo para una situación de emergencia. Pueden salvarnos la papeleta en esas situaciones en las que no pagar otro servicio contratado pueda costarnos más sinero. Un ejemplo típido: el pago de una multa reducida por pago temptrano o el recibo de la hipoteca, cuyo impago se traduciría en intereses por retraso. Ante situaciones no previstas, como la avería del coche o de la lavadora, pueden venir muy bien. Concluyendo, no son productos malos ni buenos, solo mecanismos que nos permiten salir de una situación puntual. ¡La prudencia será tu mejor herramienta!

Autor: Necesito Dinero Urgente

NO TE PIERDAS...  Necesito urgente quiere que escojas el mejor minicrédito